¿Dientes muy dañados? Un nuevo comienzo con implantes dentales
1201
post-template-default,single,single-post,postid-1201,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-carrera,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

¿Dientes muy dañados? Un nuevo comienzo con implantes dentales.

en manos expertas

¿Dientes muy dañados? Un nuevo comienzo con implantes dentales.

Normalmente no perdemos un diente de la noche a la mañana. Antes de que un diente se separe físicamente de nuestra boca suele pasar por un proceso degenerativo, en el que su salud, funcionalidad y aspecto van empeorando. Éste proceso no es fácil de sobrellevar, porque también supone un impacto en nuestra imagen personal y calidad de vida. Por fortuna, el tratamiento con implantes dentales nos permite contar con la seguridad de que siempre podemos recuperar nuestra sonrisa. Hoy, desde el Blog de la Clínica Odontológica Carrera, te hablamos de la restauración con implantes.

A veces un pequeño problema puede tener graves consecuencias a la larga. Podemos imaginar un diente dañado por la caries en la infancia, que se vuelve más propenso a la infección; que se trata con una endodoncia, perdiendo integridad estructural; que se trata con una corona dental, que habrá que sustituir con el tiempo; en una boca que a medida que envejece se vuelve más propensa a la infección…

Una patología oral aparentemente superficial no produce la pérdida inmediata de una pieza dental, pero si puede tener efectos a largo plazo. Cuando nuestra boca esté debilitada por el envejecimiento, la periodontitis o una infección, los dientes ya dañados, restaurados o intervenidos son especialmente vulnerables.

A nuestro diente imaginario lo habremos acompañado toda su vida con un empaste, una restauración, una endodoncia y una corona. Cuando estos dientes se pierden, un paciente puede sentir que todo el esfuerzo no ha servido para nada, porque no se ha podido salvar el diente.

Ningún tratamiento dental es definitivo. Aunque podamos mejorar el aspecto y funcionalidad de un diente dañado y eliminar cualquier molestia que puedas sentir, un diente dañado siempre es más propenso a fallar. Al igual que los pacientes, los odontólogos también estamos obligados a evaluar si una restauración merece la pena o si es preferible pasar directamente a la sustitución con un implante dental.

Como el coste inicial de los implantes es más elevado e instintivamente queremos intentar conservar nuestros dientes naturales, muchos pacientes suelen tender a tratamientos restauradores para alargar la esperanza de vida de un diente dañado.

Sin embargo, especialmente en pacientes adultos, puede ser preferible adelantarse a la pérdida de un diente y sustituir un diente problemático por un implante dental. Los implantes dentales son muy duraderos y superan los diez años en la gran mayoría de los casos. Así, nos ahorraremos tratamientos y eliminaremos el diente problemático.

Los implantes dentales se ven y se sienten como un diente natural. Te permitirán hablar, reír y comer como siempre y son muy fáciles de mantener. Como son muy duraderos, su coste se diluye a lo largo de muchos años.

Si tienes un diente problemático y empiezas a pensar en que puedes perderlo. Plantéate la posibilidad de sustituirlo por un implante dental antes de que se desprenda por sí mismo. En la Clínica Odontológica Carrera, Plaza del Conde del Valle de Súchil 4, Madrid; nuestros implantólogos especialistas están a tu disposición para una primera evaluación sin compromiso.